29/10/14

OFICIALISMO Y OPOSICIÓN MIRAN AL 2015 Y MÁS ALLÁ

Mientras la oposición mira el 2015 sin atinar más que a pedir la renuncia del Vicepresidente, el oficialismo mirando al 2015 baja toda la artillería de resguardo institucional y de saqueo del Estado para su gente.

No de otra forma podemos analizar las jugadas que semanalmente tiene preparadas el oficialismo para que la escribanía que tiene montada en el Congreso opere con efectividad contundente. ¡Si hasta Adolfo Rodríguez Sáa ha terminado votando a favor de la estatización de la universidad de las Madres a cambio de algo!

Con el Código Civil. En la guerra contra Clarín. El código penal para despenalizar las tropelías de la asociación ilícita gubernamental para el saqueo. Ahora, la reforma del sistema telefónico y de provisión de internet para entregar parte del negocio a sus amigos, desarticular lo existente y comenzar a dominar la tecno superior de las comunicaciones. Todo de cara al llano. ¿Podés imaginar si tuvieran un período más?

La oposición y el oficialismo miran al 2015 y más allá. La oposición sin articulación alguna en un hoy en el que se le escurre el tiempo mirando cómo el oficialismo, de cara al post 2015, prepara el terreno de la impunidad y de los grandes negocios a su piacere y conveniencia.

El oficialismo no solamente ha colonizado a parte de la Justicia. Modifica las leyes a su necesidad ante una oposición que solamente atina en conductas individuales y sin impacto en la vida política real. Carecen de peso y de discurso.

Pero una perspectiva holística nos indica que debemos incluir en una cara de la moneda al oficialismo y a la oposición y, en la otra cara, al electorado. Las encuestas hoy dan primero a un gobernador que ha dado muestras suficientes de insuficiencia para gobernar. Segundo, coloca a un ex K quien se montó en la exitosa gestión municipal del Gordo Ubieto que solamente porque falleció permitió que Massa gobernara Tigre. La colocación de cámaras y la entrega de unos botones de pánico, han creado el mito de Massa gobernante. Su paso por la Anses presenta mejores resultados que los que la gente habla de los logros en Tigre. Cuando hacés ver que esos logros, en realidad, eran de Ubieto, la gente no te sigue la conversación. Nadie en Argentina está en búsqueda de verdades.

Ese electorado que está pensando en que su próximo Presidente será Scioli, expresa la impotencia en la que se encuentra la auténtica oposición. Lo de auténtica es un decir, ya que Binner, Solanas y el Radicalismo han votado casi todos los proyectos de ley que les ha enviado el oficialismo al Congreso. Cuando disintieron fueron cuestiones de forma, no de fondo. Y volvemos al electorado: es tan uniforme el posicionamiento político del electorado hacia gestiones autoritarias de gobierno, discursos que dividen y alientan rupturas y confrontaciones, medidas económicas estatistas, regulatorias, intervencionistas, que es imposible sacarle a Macri una declaración que pudiéramos considerar de oposición. Si hasta su manejo con la Presidente y sus recientes declaraciones estatistas sobre YPF y las AFJPS parecen ubicarlo como una opción del oficialismo antes que darle la mano a Scioli.

El oficialismo hoy es tan avasallante como intratable y exitoso:  tiene ideas –perversas por cierto- y capacidad para ejecutarlas. Una oposición resignada a llegar con algunos jirones a las PASO y a octubre de 2015 y un electorado que cuestiona cosas de forma antes que de fondo, que no llega a relacionar la recesión, la inflación, los despidos, las suspensiones, los incumplimientos múltiples a nivel internacional, la destrucción de mercados y actividades con las políticas del Gobierno, nos hace mirar con bastante escepticismo el futuro más cercano, a meses nomás de este hoy que día a día, ofrece más poder al cristinismo ¿en retirada?.

Ciertamente, ¿cómo levanta la voz Macri contra un ideario del conjunto argentino que se muestra unívoco, hegemónico, imperturbable? Por otra parte, ¿para qué Macri saldría con un discurso opositor si sube sus números electorales no haciéndolo?

Así estamos y poco cambiará. Si el Gobierno no es visualizado a esta altura como el causante de la situación económica e institucional, es porque simplemente una mayoría de argentinos no está en condiciones de hacerlo y prefiera seguir pensando en los buitres y la crisis mundial que se nos cayó encima. ¿Qué podés cuestionarle a la Presidente cuando hace uso y abuso de esta situación que se la servimos en bandeja de plata?

Ahijuna que estamos complicados y tanto el Chapulín Colorado como Patoruzú están jubilados y no podemos pedirles que vengan a salvarnos. El cambio es de mentalidad, lo que luce muy difícil a partir del adoctrinamiento masivo en las escuelas y secundarios, en los que La Cámpora va logrando meterse, de la mano de una historia oficial rediseñada para servir las patriadas de Néstor y Cristina. Esto también está en las universidades con fondos públicos: ideologizadas hasta las materias basadas en la aritmética.

Hasta la próxima.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debate, todo el que quieras presentar. Insultos, a otros medios por favor ya que lo eliminaremos

Páginas vistas en total