19/11/18

JUGANDO AL TODO Y A LA NADA
JUGANDO CON FUEGO

Claudio Chiaruttini en Urgente24, tiene un excelente análisis sobre el acuerdo logrado por el peronismo en su conjunto para la designación de una representante en el Consejo de la Magistratura, cediendo el oficialismo tal puesto. 

Señala el error cometido por el Gobierno al no cumplir un acuerdo con el Gobernador Zamora por la designación de un juez federal. Alguien se olvidó de informarlo, el oficialismo en el Congreso lo rechazó y los diputados de Zamora votaron con el peronismo. Distracciones que le dicen, pero en el momento político QUE SE INICIA no es cosa menor. Es como en la Libertadores: el jugador que se distrae facilita el gol del contrario.

El momento político QUE SE INICIA es el de la elección presidencial, renovación de cámaras y de gobernadores. Si bien podemos registrar hechos iniciales con anterioridad, son menores respecto de lo ocurrido en el Senado de la Nación, donde se juntaron (no utilizaré “unieron”) el cristinismo, el massismo, y hasta un amigo del Gobierno, como es Schiaretti, el Gobernador cordobés. Todo, en la cara del inicio del G20 y la cercanía del mes de diciembre que amenaza ser intenso desde la perspectiva política y social.

Chiaruttini observa que esta unidad (su expresión) sería un desastre para el oficialismo. Mi opinión, es contraria. ¿Acaso el oficialismo cambiemita no tiene como estrategia el agrietar a la sociedad entre Cristina y Mauricio? Cierto es que los estrategas macristas asumían que ello ocurriría sin un peronismo rejuntado y que  la votación en el Senado cambia radicalmente: nos juntamos, pudimos hacerlo y vamos a buscarlo para el 2019. Si bien el macrismo apuntaba a una elección 2019 basada en la profundización de la grieta con un peronismo atomizado, podría encontrar que el agravamiento de la grieta les podrá resulta  aún más útil.

El escenario Cambiemos versus todo el peronismo rejuntado alrededor de Cristina Fernández, nos pondría en la situación de una elección peronismo-antiperonismo, aunque de resultados no tan generosos como las de febrero de 1946 o las de noviembre de 1951, con el propio Perón a la cabeza de la fórmula.

Para Chiaruttini este sería un mal escenario para Cambiemos (o lo que sea de esta alianza en el proceso de definición de fórmulas). Sin embargo, ¿no será evaluado desde Cambiemos como una extraordinaria oportunidad? El hecho actual de que Macri contaría con un 30% de seguidores, Cristina un 30% y un 40% estaría en el medio, de pronto ese medio se evaporaría a merced de una polarización extrema. En tal situación, además, la situación económica y otras malas situaciones del Gobierno actual, ni jugarían en las decisiones de sus votantes.

En el afán de Cambiemos de que sea Macri sí o si el candidato a presentar en el 2019, la posibilidad de un peronismo todo junto con candidato propio, podría ser una oportunidad impensada, cesando las potenciales candidaturas de terceros, incluido Urtubey.

Veamos un par de las muchas consecuencias de lo que planteo.

Primeramente, desde lo económico, no habría alteraciones sustanciales en el resultado electoral, ya que peronismo y macrismo se desenvuelven en una similar matriz ideológica.

La herencia que recibirá el próximo gobierno será aún peor que la recibida por Macri de mano de Cristina, pero con una ventaja: el ajuste lo habrá hecho Macri y quien le suceda -aún él mismo- tiene un punto de arranque como el que tuvo Néstor Kirchner en su gobierno y con casi similar  problema de deuda externa de aquellos ya lejanos tiempos y una envidiable carga impositiva establecida por el actual gobierno. 

Seguidamente, tendremos una elección a todo y nada. Todo para quien gane y nada para el que pierda. ¿Por poco margen? En este aspecto (escasa diferencia entre primero y segundo)  jugarán los temperamentos de las personas. Si gana Cristina, tomará el TODO aún con 1,80 puntos de diferencia. Si es Macri, su tibieza parece una característica personal antes que una estrategia como se ha intentado instalar en este turno gubernamental. Propiamente hablando, estaríamos los argentinos jugando con fuego, cualquier fuere el resultado. 

He aquí, entonces, que a) imaginar un escenario electoral en base al principio de un peronismo imposible de rejuntar, ha sido cuestionado por la elección del Consejero en el Consejo de la Magistratura; b) Cambiemos en su necesidad de aprobar el Presupuesto 2019 habría generado un debate intraperonismo de tal intensidad que los ha acercado aunque solamente sea por estrategia de supervivencia y, al mismo tiempo, podría haber despertado las ganas de “los peronismos” por volver al poder a como sea; c) El nuevo escenario podría ser interpretado por Durán Barba y Marcos Peña como una oportunidad insospechada para cerrar el debate de si debe ser Macri el candidato u otro referente cambiemita, y sentirse en autoconfianza que en esta sociedad una pugna peronismo-NO peronismo beneficiará a Mauricio Macri ya que no habría espacio para un "juicio de residencia" sobre la gestión de su líder. 

Cierro parafraseando al gran riojano recientemente exonerado de sus delitos: Vamos mal e iremos peor aún preguntándome, y si ninguno de los dos fuera candidato, ¿no sería el tiempo de cambiar cambiando a estos líderes de una?

18/11/18

EL A.R.A. SAN JUAN Y EL ESTADO DE LA NACIÓN ARGENTINA

El 17-11-18 amanecimos los argentinos con la excelente noticia de que el ARA San Juan fue hallado, a 600 kms de Comodoro Rivadavia y a 907 metros de profundidad. La noticia debió de haber generado un júbilo nacional, en el marco de la tragedia de los 44 submarinistas. Sin embargo, los medios -con excepciones- dieron la noticia en clave quejosa. Multiplicaron las entrevistas en vivo a familiares querellantes y asomó la siguiente demanda en estilo capricho: queremos que lo saquen (al submarino).

Esto es un botón de muestra de un estado de los argentinos, en el que lo que se demanda excede a nuestras posibilidades y aparecen las rabietas que los medios multiplican al son de sus ratings, los que, a su vez, permiten extender la opinión que estoy dando a los argentinos: si da el rating, es que el grueso de los connacionales están interesados en el tema y bajo el tratamiento que se le está dando. 

Inmediatamente comenzó la "competencia" por cómo matizar semejante noticia. Lejos de tratarla bajo la perspectiva espiritual/psicológica del consuelo, se exacerbaron los cuestionamientos y las exigencias de investigación, como si nadie estuviere haciendo nada. Se llegó a dar cabida, sin reacción periodística, de que Macri ya sabía de esto y lo había ocultado o que "seguramente dirán que no pueden sacarlo para ocultar la verdad del accidente".

Somos una generación de argentinos que no estamos bien. Espiritual y anímicamente, estamos trastornados, de la mano de unos medios irresponsables, de unos políticos que, por sacar provecho aunque sea temporalmente, incentivan nuestro trastorno. 

Los debates suelen ser de baja calidad, basados en sospechas que nadie se encarga de razonar un ratito; en datos que nadie se preocupa en confirmar; acuciados por la necesidad de impactar a como sea en la opinión pública y una opinión pública que se cree en la obligación de opinar de todo y ahí nomás de los hechos, en caliente, humeando.

Vemos que se repiten en las redes en que participamos, el concepto de que Argentina es inviable. Y este es uno más de los elementos que podemos considerar la veracidad de la afirmación. El otro, el manejo de la economía argentina por políticos de casi todas las ideologías, en que terminamos -ya con inevitabilidad cósmica- en los mismos desastres que afectan a la población, con los mismos bolsones de exceptuados: políticos, sindicalistas y organizaciones delictuales.

El tratamiento que parte de los familiares de los 44 náufragos muertos han dado a "su dolor", es sospechoso de intentar establecer un discurso que, finalmente, sea la base de presentaciones judiciales a efectos de aumentar las indemnizaciones. En efecto, las indemnizaciones laborales en las fuerzas armadas tienen su propio esquema. Empujar para que el Estado haya sido negligente e irresponsable, es la base de quebrar el esquema legal y pedir indemnizaciones muy, muy superiores. Estos familiares, han venido impidiendo que los argentinos honremos a los 44 fallecidos dándole los homenajes que otras naciones ya dieron. Estos son los familiares a los que llaman los medios y se regocijan en sus nefastas, perniciosas intervenciones. 

Esto es Argentina. ¿Inviable? En estos términos, cada vez me convenzo que somos inviables. Y la política de cara a las elecciones 2019, nos lo están ratificando desde su lado. 



14/11/18

EL MACRISMO FANATIZADO

Se ha vuelto imposible hablar con cualquier macrista sobre la elección del 2019. Es como intentar razonar con Máximo Kirchner sin compartir su posición. Ni lo intentes. 

Hoy hay indicios de que si la elección fuera entre Macri y Cristina, no se puede afirmar quién la ganaría. Podría ser Cristina. 

Ciertamente, no estamos en campaña y cuando Cristina deba hablar una vez por día, veremos cuántos votantes hoy críticos de Macri bajan sus críticas y vuelven a votarlo. 

Pero el tema está instalado. Una importante consultora privada en su informe mensual ha tratado el tema. Extraigo un párrafo:

"Cualquiera sabía que Carlos Menem sería reelecto en 1995. Hasta un chico estaba en condiciones de predecir la victoria del kirchnerismo en 2007. Hoy -inversamente- sostener en forma canónica que este o aquel contendiente se halla imposibilitado de ganar, no resiste el análisis. Imaginar que Mauricio Macri podría retener el cargo que ostenta es tan legítimo como suponer que la viuda de Kirchner podría regresar a Balcarce 50. Que a algunos el sólo pensarlo los escandalice tiene que ver con las expresiones de deseo. Nada Más.

Es un debate abierto a partir de encuestas que se vienen conociendo. Es cierto que por ahora, son especulaciones dado que el tablero empezará a moverse en marzo del año que viene. Pero -especulando- si Mauricio tracciona a la candidatura a Cristina, el riesgo de que gane Cristina (hoy) es tanto como el de Macri. ¿Para dónde cambiaría la cosa? 

Esto está verde hoy en día. ¿Aparecerán otros nuevos candidatos, ni cambiemitas, ni cristinistas, ni peronistas? Amagan varios y -muy interesante- por derechas claras respecto de lo existente hoy en día. ¿Prenderán? Verdes están aún, pero habrá que ver que surjan y se acomoden en el tablero.

Lo único cierto hoy en día, es que si sos una persona moderada que se expresa críticamente hacia el gobierno de Macri y su pérdida de rumbo, es inmediatamente rechazado: ¿querés que vuelva Cristina? Le decimos que no y, precisamente, la postulación reelectiva de Macri podría ser la causa misma de la rereelección de la señora Fernández. Expresar que Macri ha traicionado el grueso de sus postulados preelectorales y que se te hace imposible volver a votarlo, es que te respondan, "votalo a Del Caño". 

Para que Cristina NO se presente, hay que poner una figura que de certeza a Cristina que si se presenta va a hacer un papelón. La Vidal, por ejemplo. 

Por otra parte, toda le esperanza económica del Gobierno, radica en las cosechas del 2019, las que se proyectan: a) sin mermas, al menos al estilo 2018 y, b) record absoluta. Sin embargo, el clima en estos días jugó una mala pasada: llovió en un día lo de todo noviembre. Hay campos anegados, con los brotes verdes bajo el agua. Esto viene a cuento por lo de la reactivación oportuna para el Gobierno. O no. 

Especulaciones al día de hoy. Hasta la próxima. 




7/11/18

¿Ande andamos?

La República Argentina ha presentado una nueva crisis económica significativa. Una vez más, la población y sus empresas se ven sometidas a un ajuste importante de sus economías. Una vez más, el Estado argentino recurre a la imposición de más y nuevos impuestos para intentar balancear sus cuentas. Una vez más, el gobernante de turno echa culpas a otros lo más lejanos posible de la propia impericia y errores, mientras cede a gobernadores, legisladores y gremios de casi todo lo que le reclamen, expresando una de estas dos cosas: a) el Gobierno es tan débil que debe aceptar los condicionamientos que se le plantean desde el FMI, los opositores políticos y gremios. b) Que  la sintonía ideológica real del Gobierno es la del arco opositor. 

A la crisis de la macro y, ahora, microeconomía, el Gobierno le suma la traición a parte de sus votantes, aquella parte que lleva valores de la vida y de la familia: el Gobierno ha impulsado -y continúa haciéndolo- un modelo de aborto que denomino extremo, es decir, absoluto y amplio. Asimismo, lleva a la práctica la educación sexual basada en ideología de género. 

Aún así, las encuestas del momento dan al Presidente Macri como indiscutible a la hora de postularse a la reelección. Entendemos desde acá que esto es temporal: que en algún momento las encuestas recogerán una caida significativa de Macri, al punto de tener que dejar su pretensión de reelección.

En la anterior elección presidencial, Macri se las vio fácil. No tenía que dar explicaciones sino exhibir los errores y malas políticas del gobierno anterior, en sintonía con un ambiente de fin de ciclo del kirchnerismo. En la próxima elección, Macri deberá dar cuenta de un mal gobierno en lo económico, una pesada herencia al siguiente turno, una educación sin cambios y, también, deberá encontrar votantes que compensen el retiro de los votantes por valores. Podrá mostrar un importante activo de obras públicas aunque sabiéndose que su realización tiene que ver con el megaajuste emprendido, principalmente, contra el sector privado. 

Las encuestadores dan señales de haber espacio para un tercero en discordia. Allí se anotaron: Espert y el diputado Olmedo, sea un espacio liberal, sea uno conservador. Mientras, el diverso peronismo sigue con el nudo cristinista. La ex Presidente se mantiene en silencio, sabiendo que un puntito más de buena voluntad obtiene. Mientras, salieron al mercado de la esperanza lúdica, Felipe Solá, el Senador Pichetto, Chiche Duhalde. Urutubey tambien anda tejiendo. 

Falta para el entramado real pero los jugadores van mostrando sus cartas y las encuestadoras sostienen la dicotomía excluyente Macri-Cristina.










12/5/18

Federico Adolfo Sturzenegger 


(Rufino, 11 de febrero de 1966) 


Es economista argentino que actualmente se desempeña como presidente del Banco Central de la República Argentina.

UN TIPO BRILLANTE Y PREPARADO

Recibido de economista en la Universidad Nacional de La Plata, tiene un doctorado en el MIT y fue profesor en la Universidad de Harvard. Con su colega Eduardo Levy Yeyati elaboró el término regímenes cambiarios de facto en contraposición a los de jure. Fue economista jefe en YPF a finales de la década de 1990. En 2001 cumplió funciones como secretario de Política Económica de la República Argentina en el gobierno de Fernando de la Rúa. Luego fue diputado nacional por el partido Propuesta Republicana y presidente del Banco Ciudad de Buenos Aires durante la gestión de Mauricio Macri en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

NO ME CABEN DUDAS

NO ME CABEN DUDAS de la honestidad en todo sentido del actual Presidente del Banco Central, como así tampoco, de su compromiso con la tarea encomendada. 

NO ME CABEN DUDAS que el doctor Sturzenegger debe estar preguntándose si esta era la conducción de la entidad monetaria que se había propuesta, ofreciendo tasas de 40 y más porciento y, desde la trastienda, viendo qué pomo hace con el vencimiento de las Lebac´s por más de 600 mil millones de pesos para que el mercado renueve la compra y, su problema, es qué deberá ofrecer para ello: ¿40%, 50%, 60%, 70%? La situación da como para suspender la licitación por mal tiempo.

TENGO PARA MÍ que el doctor Sturzenegger no renuncia porque es un soldado del equipo de Macri. Seguramente ya espera que el Presidente, en momento y oportunidad que sea útil a la situación, le pida la renuncia o lo empuje con algún artilugio político. 

¿Y POR QUÉ YO? Podría preguntarse Sturzenegger. ¿Por qué a mí que desempeñé mi función con los manuales de desinflación de un banco central? Dejemos alguno que otro error que se le achaca, pero creería que el Dr. Sturzenegger tiene para sí haber sido cabal en el cumplimiento de su deber.

EN TODO CASO hay otros que, finalmente, abandonaron las metas iniciales, escondiéndose tras un confortable (hasta el estallido de la semana pasada) gradualismo que permitía un discurso buenista. En todo caso, el Dr. Sturzenegger fue llevado por la ola y no atinó a hacer algo a tiempo. 

ASÍ LAS COSAS, creería que en la crisis de gabinete que supongo ocurrirá en una o dos semanas, tienen más motivos de irse a casa Dujovne y Caputo que Sturzenegger.

LA PROTECCIÓN LEGAL con que cuenta Sturzenegger le permitiría continuar aún cuando su renuncia fuera necesaria para el Presidente. Sin embargo, creería que la honestidad del dr. Sturzenegger y la pertenencia a un equipo, le harán dar un paso al costado ante aquel escenario.

DE NO OCURRIR LOS CAMBIOS con que estoy especulando, difícilmente se revierta la imprevista inestabilidad de los mercados. No es tan importante que el FMI nos de los miles de millones que nos pueda dar, si no en qué se utilizarán. Si es para lo mismo, simplemente se habrá comprado un tiempo Y el país más endeudado. Por el contrario, si el Gobierno se hace acreedor de dinero por parte del organismo internacional, deberá aprovechar para resetear toda la conducción económica y la del ministerio de energía, reestructurar los ministerios, buscar que se vaya Sturzenegger y anunciar 5 medidas relevantes, de esas que no gustan a nadie pero que muchos, finalmente, aplaudirán y devolverán confianza en la conducción del país. Un modelo útil para Macri, es el Dr. Frondizi. Que repase el caso. 

ESTA CRISIS es de CONFIANZA, CREDIBILIDAD

Los mercados tomaron cuenta que nada ocurrirá con Macri de lo que Macri decía que haría. O, al menos, ocurrirá en tanto y tan largo tiempo, que las decisiones de inversión son hoy y no dentro de 4 años, donde Dios sabe quién será electo Presidente. Y reaccionaron. Para recuperarlos, los cambios dichos son significativos. El dilema del Presidente hoy es: o encara lo que debe encarar o lo  rajan los propios por no cumplir debiendo tragarse los ruidos estrambóticos de izquierdas y peronismos. De continuar tratando de caer bien a sus no seguidores ni votantes, se pondrá de punta a quienes lo apoyan. Yo preferiría caer bajo la evidencia de hacer lo que debía hacer y no por haber traicionado el propio diagnóstico y promesa. 

HASTA LA PRÓXIMA

Páginas vistas en total